Yo también me apunto al cambio

¿Eres de quienes creen que aquí todo el mundo se queja y nadie hace nada al respecto? En Mapunto sabemos que no es así.

Hay miles de proyectos ahí fuera, personas como tú y como yo que se han puesto manos a la obra para crear otras formas de vivir. ¡En este espacio queremos que los encuentres!

ecozoom-grandeUno de los ”memes” más terribles de nuestro tiempo es el que nos pretende hacer creer que el sistema occidental, basado en la economía capitalista-consumista y en la democracia representativa-parlamentaria, “es el único posible.” Con lo que incluso si tiene inconvenientes, o consecuencias nefastas, éstas son inevitables.

Esto no es cierto, y demostrarlo es una necesidad vital y urgente. Hay muchas otras formas de vivir, y miles de ejemplos, pequeños y grandes, de maneras diferentes de hacer las cosas.

Redes de trueque, bancos de tiempo, grupos de consumo, cooperativas, centros sociales autogestionados, proyectos de reciclaje, energías renovables, agricultura ecológica, bioconstrucción…

Muchas personas llevan años creando proyectos sociales y económicos alternativos. La intención es buscar formas de vivir más justas, humanas y respetuosas con el medio ambiente que las que nos ofrece el sistema actual, consumista y derrochador. El movimiento 15m ha ofrecido un enorme empujón de moral a este tipo de colectivos, que hoy se encuentran en efervescencia.

Mientras que la energía y entusiasmo dedicados a estos proyectos es digna de remarcar, también lo es el hecho de que típicamente su capacidad de difusión y comunicación ha sido bastante limitada. Nos solemos encontrar, incluso en una misma región, con cientos de proyectos diminutos a los que les cuesta bastante coordinarse en redes mayores, y son difíciles de encontrar para las personas que no están a la distancia del boca a boca.

Aquí es donde entramos nosotros. El proyecto de mapeo de movimientos ecosociales llevado a cabo desde Mapunto pretende hacer un catálogo lo más exhaustivo posible de todo este tipo de proyectos, y visualizarlo en forma de mapa accesible abiertamente desde Internet. Es una forma de hacer muy visible todo este tejido alternativo que hasta ahora ha permanecido relativamente oculto, permitiendo a cualquier persona ver qué se cuece en su barrio, conectar colectivos con otros similares para intercambiar experiencias, y a los estudiosos tener más datos con los que mejorar sus teorías.